Destino Chiloé: Tenaún, Isla Aucar y Quemchi

Luego de recorrer la isla de Quinchao, regresamos a Dalcahue para adentrarnos hacia Quemchi por la ruta W-195 que va serpenteando maravillosos paisajes agrícolas y de bosque nativo, que se funden con el mar.

Saliendo de la ciudad de Dalcahue hacia el norte comenzamos el viaje por un camino en dirección este en excelentes condiciones y muy buena señalética, que se va decorando con hermosos campos y mucha vegetación.

A 36 kilómetros desde nuestro punto de salida encontraremos Tocihue, donde además de estar la iglesia que recibe el mismo nombre, nos encontraremos con una bifurcación; continuamos hacia el este uniéndonos a la ruta W-231 que nos llevará a Tenaún, una pequeña localidad, muy tranquila y que destaca con su imponente iglesia, además de algunas construcciones neocoloniales y de influencia alemana.

Regresamos al cruce de Tocoihue para retomar con rumbo norte la ruta 195. Un lugar que si bien no es tan turístico, vale la pena visitar es Colo. Un caserío de solo un par de edificaciones pero que aloja la Iglesia de San Antonio de Colo, la más pequeña de las declaradas Patrimonio de la humanidad (UNESCO). La localidad es apacible, con una explanada resguardada por la Iglesia, el cementerio, la casa parroquial y la escuela, además de un lugar para comer.

Quizás uno de los puntos más turísticos de la ruta es la Isla Aucar, a 4 km antes de llegar a Quemchi, pero paradójicamente con una señalética muy mal emplazada. Este lugar se ha popularizado por el extenso puente de madera de 500 metros que conecta a la Isla de Aucar o Isla de las Almas Navegantes, bautizada con este nombre por el poeta Francisco Coloane, nacido también en Quemchi.

Este islote aloja un gran misticismo, alimentado por el cementerio y la capilla que guardan el descanso de las almas que la habitan. También es refugio de fauna nativa como los cisnes de cuello negro y es resguardado por una rica flora que forman un pequeño jardín botánico.

Luego de 50 kilómetros desde Dalcahue, llegamos finalmente a la colorida ciudad de Quemchi (tierra oxidada, en huilliche). Parada obligada es la casa-museo del escritor Francisco Coloane (1910-2002, premio nacional de literatura), emplazada junto a la biblioteca pública de la comuna. También recomiendo recorrer la costanera, que ofrece una vista privilegiada de la Isla Caucahue y lugares para degustar productos del mar.

ver más videos

PRESENTADO POR