Si bien la idea de Trip En Moto es generar material audiovisual, en esta ocasión les traigo una historia en texto y fotografía.

Mediodía del sábado y por fin el cielo da un respiro para poder salir a rodar sin lluvia. El destino en un principio es Antuco, pero tomando una ruta distinta y para mi desconocida, llegando por la ribera norte del río Laja (ver mapa). Es así como tomo la recién abierta ruta Concepción-Cabrero, que hasta esta semana tiene pago liberado. En su intersección con la ruta 5 sur, continúo viaje por Charrúa, Campanario y Tucapel, éste último pueblo fue paso “obligado” por que por no tener muy clara la ruta, debí haberme desviado 7 km antes hacia Huépil. Pero sin duda, estos “errores” también traen sus cosas buenas: descubrí un camino rural maravilloso (N-983), con paisajes que reconfortan el alma y te hacen detenerte cada tanto a contemplar los mantos de colores invernales que cubren la tierra.

Ruta N-983

14km entre Tucapel y Trupán

Al llegar a Trupán (y medio desorientado) pregunté a un lugareño si iba por buen camino, confirmando que estaba en ruta. Atravesando el canal Zañartu, que desagua al lago del pueblo diviso un pequeño puente de madera, construído prácticamente con palos al azar, pero que seguramente era suficiente para el paso de peatones que en época de verano permiten disfrutar el lago. La moto no se si pasaba y tampoco lo intenté porque no era momento de arriesgar tanto.

Puente en la laguna Trupán

Puente en la laguna Trupán

Lo siguiente que encontré en mi recorrido por la ruta N-995 fue el canal de descarga de la Central Antuco, una estación hidráulica de pasada que utiliza los recursos de los ríos Polcura, Laja y Pichipolcura y de los esteros Malalcura, Cipreses y El Toro y las aguas provenientes de las descargas de las centrales Abanico y El Toro.

Central Antuco

Central Antuco

En la ruta ya se comienza a dibujar el ambiente volcánico, con grandes rocas dibujadas por erupciones de lava, lo que también se evidenciaba en un camino algo más trabado, con mucha agua y barro. Una vez en el kilómetro cero, en la intersección con el camino Q-45 que es el que atraviesa la comuna de Antuco, tomo la decisión de seguir viaje hacia el Parque Nacional Laguna del Laja, distante a unos 12 km desde ese punto. Sin mucha certeza del estado del camino ni de las condiciones climáticas más arriba, me animo más por la cantidad de visitantes que en ese momento suben. La entrada al parque tiene un valor de $3.000 por vehículo (particular), pero el guardaparque insiste en no cobrarme por solo ser una moto y 1 persona, ¡pero vamos!, que estos lugares también hay que cuidarlos y mantenerlos: pagué mi entrada. En el camino hay varios puntos de observación, senderos, zonas de pesca, caídas de agua y campismo. El camino está en buen estado, pero el alto tráfico de vehículos obliga a una atenta conducción.

Mirador Chacay

Mirador Chacay

Una vez arriba llego al Centro de Ski Volcán Antuco, muy concurrido ese día pese a la poca cantidad de nieve, pero para mi desgracia las nubes no permitían ver el volcán. El camino hacía el paso fronterizo Pichachen está en mal estado, por lo que no continúo y será la Laguna del Laja mi destino final en este viaje, lugar donde aprovecho de tomar un café para sobrellevar los 4ºC.

Laguna del Laja

Laguna del Laja